Gobierno de Cuitláhuac García no respeta los derechos de las mujeres

Con dos años, la administración del gris Gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez, es ya considerada una de las peores de su historia. Y comprobarse claros actos de corrupción y desvíos de recursos estatales, con la firme intención de enriquecer a familiares y la mayoría de su Gabinete,  convirtiéndose el Estado, en una agencia de colocaciones para personajes, quienes su único fin es mejorar su calidad de vida, a costa de los veracruzanos. Este 8 de marzo, se realiza la conmemoración del Día de la Mujer y en el gobierno de MORENA parece ser  un deporte, violentar los derechos laborales y humanos de las mujeres, quienes forman parte de las últimas prioridades de este Gobierno Estatal. Como machos, sin tomar en cuenta haber estado en el vientre de una mujer, abusan de su condición de funcionarios estatales y los delitos en contra de trabajadoras, dentro de las diferentes Secretarías, se impone la discordia, el acoso, el abuso de poder y hasta la falta de oportunidades, tratando de  minimizar a las mujeres, hasta el límite.

Los casos de acoso sexual son parte del historial de estos morenistas, quienes no respetan la dignidad de las víctimas, tratando de minimizar y hasta desacreditar sus vidas privadas. En la Secretaría de Gobierno, se impone el acoso por parte del titular Eric Cisneros Burgos, quien llega a la SEGOB reclutando a ambiciosas mujeres, enemigas de las mismas mujeres, para ser impuestas en lugares clave como el DIF Estatal, el Instituto Veracruzano de Acceso a la Información y Datos Personales,  entre otros. Un caso expuesto por la autora de esta columna, fue el acoso sexual perpetrado a una víctima, por el extitular de la Dirección de Gobernación de SEGOB, Fernando Quirarte Vargas  y ante la queja interpuesta en el área jurídica y la Unidad de Género de la SEGOB, estas áreas callaron, convirtiéndose en cómplices, para luego, hacerse público en los medios de comunicación.

Las acciones para callar a todas las “viejas mitoteras”, como las tildó  el titular de SEGOB, Eric Cisneros Burgos, al pedir renuncias inmediatas exigidas por mujeres en la política y medios de comunicación, lo que originó la destitución de Quirarte Vargas y horas después, estaba tomando protesta como Coordinador de la Junta de Mejoras, en la misma SEGOB. Una tomada de pelo, rematada con la declaración del “voluminoso Bola 8”, al decir que en el Gobierno Estatal se respetan a las mujeres. Meses después, se unieron otras tres víctimas, afectadas por acoso sexual, por parte de Fernando Quirarte Vargas, quien hasta el cierre de esta entrega, sigue en el cargo y sin tomar en cuenta los señalamientos.

El caso del Delegado de Bienestar en Veracruz, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, ha sido vergonzoso. Con una denuncia interpuesta en la Fiscalía General del Estado, ésta institución se ha limitado a ser una espectadora y no investigar el ataque sexual a una víctima, quien su único pecado fue creer en este parásito hecho funcionario federal. Mientras Huerta Ladrón de Guevara negaba dichas imputaciones y asegurar ser un ataque sistemático planeado por sus detractores… Esto lo aprovechó Eric Cisneros Burgos para acercarse a la víctima y engañarla con el compromiso de que habría justicia, si Martha, la víctima, daba una rueda de prensa en un conocido café del centro de Xalapa, para señalar a su atacante, organizada y planeada por una desleal a las mujeres y reportera del Portal Al Calor Político,  medio que negoció con mucho dinero este show y finalmente, lo que sacó Eric Cisneros es negociar con Manuel Huerta, en temas electorales y de control político, dejando fuera a Martha, quien nunca quiso dinero, sólo justicia para  regresarle  un poco de  dignidad como mujer. Hasta el cierre de esta columna, Martha no ha tenido justicia y las investigaciones están detenidas, a petición de Manuel Huerta y existe otra víctima, en el municipio de Las Choapas, quien ha sido amenazada, al dar a conocer su caso.

Las  terribles muertes de Alcaldesas de Mixtla de Altamirano y Jamapa son temas indignantes y las investigaciones han sufrido mucho manoseo político-social. Marcela Vallejo Orea, quien fue asesinada junto con su esposo y chofer, sobre este caso, las líneas de investigación están tan manipuladas, que de principio a fin, son un rompecabezas, para ayudar a que la verdad no se sepa. El Gobierno Estatal intervino en esta administración municipal y la misma Presidenta Municipal, nunca quiso que delincuentes manejaran el presupuesto del Ayuntamiento, hasta que ocurrió la artera ejecución. En el caso de Floricel Ríos Delfín, Alcaldesa de Jamapa, ella prendió todos los focos rojos institucionales para denunciar  amenazas de muerte por parte de grupos delictivos, pidiendo apoyo al Gobierno de Cuitláhuac García, sin tomarla en cuenta y hasta fue agredida verbalmente por Eric Cisneros, acusándola de tolerar inseguridad en su municipio, para unos días después, ser secuestrada y ejecutada.

Poner la vida de las mujeres en un hilo, es denigrante para cualquier Gobierno Estatal y sus compromisos pesan más, que la seguridad de ellas,  garantizando su integridad física y laboral. Con base al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en el 2020, Veracruz se coloca en el segundo lugar, debajo del Estado de México, en mayor número de feminicidios, extorsión en contra de mujeres y ser tercero en secuestros. Esta entidad federativa muestra alarmantes cifras en agresiones a mujeres por razón de género y muchos de ellos quedan impunes.

Las presuntas activistas, quienes en anteriores gobiernos se mostraban muy indignadas por la falta de políticas públicas, como la investigadora de la UV, Estela Casados González, esposa del extitular de Comunicación Social del gobierno municipal  de Xalapa y excolaborador de Hipólito Rodríguez Herrero, de nombre Guillermo Manzano y la actual Directora del Instituto de la Mujer en Xalapa,   Yadira Hidalgo, las dos guardan silencio cómplice en estas administraciones de MORENA, por sus intereses personales y el garantizar sus cargos, mientras las cifras de agresiones y asesinatos a mujeres aumentan.

La realidad en la conmemoración de este 8 de marzo, es para guardar un minuto de silencio, como homenaje a muchas mujeres, quienes  han luchado desde sus trincheras, exponiendo la podredumbre de políticos en el poder y han perdido la vida… Actuales funcionarios, quienes se protegen unos a otros por intereses políticos, usan el influyentismo para tener lo que quieren, a costa de la dignidad de  las mujeres, quienes laboran en oficinas  gubernamentales, donde personas sin escrúpulos acosan y molestan a empleadas, como si ellas fueran parte de los beneficios.

Fuente: Periódico Veraz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *