Pruebas a gran escala, reto de los plásticos de nueva generación

Científicos de la Universidad de California, Berkeley, desarrollaron un nuevo plástico que al ser degradado a nivel molecular puede ser reciclado indefinidamente y convertido en nuevos materiales de cualquier color y forma.

El proyecto ha causado interés, pero la investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Amelia Farrés González Sarabia, destacó que, de acuerdo a los expertos estadunidenses, se trata de un nuevo material denominado polidicetonamina o PKD, que responde a lo establecido por la economía circular de reutilizar todas las materias primas y evitar desechos.

La académica de la Facultad de Química de la máxima casa de estudios consideró que el reto de ese material es que hasta el momento han realizado experimentos a escalas muy pequeñas (a nivel de gramos), por lo que es importante atender y prever las dificultades si se busca realiza el proceso a nivel industrial.

Muchos de los plásticos que utilizan actualmente fueron fabricados con químicos que los hacen más resistentes y, por tanto, son difíciles de reciclar. Relató que los actuales plásticos “reciclables” terminarán en los rellenos sanitarios.

Según la página electrónica de la Universidad de Berkeley, los especialistas responsables del desarrollo de PKD son del Lawrence Berkeley National Laboratory y buscaron atender un problema actual del plástico: únicamente se recicla entre 20 y 30 por ciento de este material, el cual termina en vertederos, donde tarda siglos en descomponerse.

Amelia Farrés González explicó que la presencia de materiales plásticos en el medio ambiente permite su acumulación, afectando los ecosistemas y generando ambientes tóxicos que afectan a diversas especies, particularmente en el hábitat marino.

La especialista universitaria, que da a conocer su opinión en Gaceta UNAM aseguró que “la solución al problema no es fácil y debe de ser multidisciplinaria, incorporando a todos los actores: industria productora, consumidores y gobiernos”.

Apuntó además que la degradación de cada tipo de plástico requiere de una estrategia diferente, según la naturaleza química de sus componentes e influye el uso de aditivos como plastificantes y colorantes, que hacen que su degradación sea a más largo plazo.

“Una solución radical, a mediano o largo plazo, es emplear moléculas que se degraden con más facilidad, de las que se puedan recuperar sus monómeros en procesos sencillos, económicos y amigables con el medio ambiente”, enfatizó.

Fuente y foto: Notimex/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *