Enseñan a las vacas a usar letrinas para contribuir a la reducción de emisiones contaminantes

Un equipo de investigadores descubre cómo adiestrar al ganado para evitar que sus desechos contribuyan al deterioro ambiental.

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Un equipo alemán de expertos en comportamiento animal y ciencias agrícolas enseñó a 10 vacas a orinar en una letrina improvisada, apodada MooLoo, porque sus desechos orgánicos combinados contribuyen a las emisiones de gases de efecto invernadero en la agricultura a gran escala.

Los investigadores explicaron que, de por sí, las vacas expulsan gas metano al eructar y despedir gases, pero cuando su orina se combina con sus heces, se produce amoniaco, el cual, al mezclarse con los microbios del subsuelo, se convierte en óxido nitroso, peligroso para el medio ambiente, de acuerdo con una publicación difundida el lunes en Current Biology Journal.

“Por lo general, se asume que el ganado no es capaz de controlar la defecación o la micción. El ganado, como muchos otros animales de la granja, es bastante inteligente y puede aprender mucho. ¿Por qué no deberían aprender a usar la letrina?”, inquirió el psicólogo de animales del Instituto de Investigación de Biología de Animales de Granja (FBN) en Alemania, Jan Langbein y coautor del estudio, en un comunicado.

El equipo espera llevar letrinas a otros sitios y aumentar el número de vacas adiestradas para usar la letrina de césped.

“Para hacer esto, primero debemos automatizar todo el proceso de capacitación y adaptarlo a las condiciones de la granja. Queremos abordar esto en un proyecto de seguimiento”, expresó a Langbein a Gizmodo en un correo electrónico.

Langbein consideró necesario incluir a los animales en el proceso y guiarlos hacia lo que deben aprender. “Suponíamos que sería posible entrenarlos, pero no sabíamos hasta qué punto”, indicó.

¿Cómo enseñaron a las vacas?

Los científicos encerraron a 16 vacas en el área donde ubicaron la letrina y cuando éstas orinaban ahí se les daba comida o agua azucarada como premio.

Después, les enseñaron a no orinar en el pasto provocándoles estímulos desagradables, como un ruido fuerte, cada vez que lo hacían. Al ver que el sonido no les importaba, lo cambiaron por rociarlas con un poco de agua cada vez que lo hacían.

Así, descubrieron que la capacidad de las vacas para aguantar la micción hasta ir a la letrina era equivalente o incluso superior a la capacidad de un niño pequeño cuando lo enseñan a usar el baño, siendo éste un testimonio de la inteligencia de los animales de granja.

“Como castigo, primero utilizamos unos auriculares y reprodujimos un sonido muy desagradable cada vez que hicieran sus necesidades afuera. Pensamos que esto castigaría a los animales, no de forma demasiado aversiva, pero no les importó. Al final, un chorrito de agua funcionó bien como disuasión suave”, afirmó Langbein.

¿Hay limitaciones para las vacas?

Si. No todas las vacas pueden aprender a usar la letrina. De las 16 en entrenamiento, solo 10 aprendieron rápidamente a orinar en el lugar adecuado y reprodujeron esta acción de manera rutinaria, lo cual representaría un problema si se quiere ampliar la práctica en el mundo, pues hay más de mil millones de vacas en el planeta.

Además, el experimento no añadió la defecación, y las heces de la vaca también contienen amoníaco.

A esto se suma el metano que, mezclado con los eructos o los gases que expulsan de manera natural, lo convierte en un gas de efecto invernadero 80 veces más potente que el dióxido de carbono.

Por eso, algunos investigadores se han concentrado en alimentarlas con algas marinas para reducir la producción de gas metano, pero eso, al igual que las letrinas, no podría escalar de manera masiva, aunque Langbein confía en que en unos años todos el ganado sea adiestrado.

Lo que sí hace, dijeron, es contribuir a que se considere importante que la cría de animales es una pieza que contribuye a las condiciones climáticas.

“Después de 10, 15, 20 años de investigación con el ganado, sabemos que los animales tienen una personalidad y manejan las cosas de manera diferente. No todos son iguales”, señaló Langbein.

De acuerdo con el informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, el metano fue nombrado como el gran enemigo del cambio climático, relacionado con la producción y extracción del gas natural, pero también con las vacas.

revista el proceso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *