CAEV: Corrupción de los “honestos” se expande como la humedad

Después de publicar información sobre actos de corrupción en la Comisión de Agua del Estado de Veracruz (CAEV) ni la Contraloría General del Estado, ni tampoco el mismo Gobierno Estatal investigan sobre comprobadas anomalías administrativas perpetradas por funcionarios estatales. Y desde que llegaron los cambios administrativos en el 2019 a cargo del subdirector administrativo Enuar Alan Trujillo Gómez, la corrupción se ha expandido en todas las oficinas, donde tiene presencia la CAEV, prevaleciendo el abuso de autoridad, nepotismo, arbitrariedad con los trabajadores y la nula promesa de austeridad, pues los jefes y protegidos se subieron sus sueldos.

Otros casos como la Subdirección de Infraestructura de CAEV, una de las áreas con más señalamientos por corrupción y donde se benefician a más de 22 empresas fantasmas, bajo la operatividad del Ing. Edgar Flores, jefe del Departamento de Estudios y Proyectos, quien junto con su papá, son los creadores de las empresas fachada. También señalan a la Ing. Alejandra Romero Manzano, jefa del Departamento de Licitaciones y Costos, encargada de adjudicar los proyectos y obras, las cuales, hasta la fecha no existen y ya se pagaron las facturas de estas empresas fachadas y no conforme con eso, ponen al personal de CAEV a realizar los trabajos que no hicieron estas empresas fraudulentas, sin gratificación extra por el trabajo que realizan.

Todo lo mencionado se puede corroborar en los procesos de licitaciones públicas, donde al ratificar los domicilios fiscales de dichas empresas, éstas no existen.

Otro caso, es el jefe de Construcción, Gilberto Rangel, quien no conforme con todo lo que se le señala de desvíos de recursos, metió en nómina a su hija, con un salario de $8,551.89 quincenales, además, con una plaza sindical.

Y en donde se cocinan las licitaciones a cargo de la Ing. Alejandra Romero, quien además de ser prepotente y sobajar a su personal, ella hace las propuestas, cobrándoles moches y sobornos a los empresarios, quienes desde antes de ir al proceso de licitación, ya saben quién será el ganador. La última prueba de corrupción es la licitación de nuevos autos que realizaron con la agencia Nissan.

En la Subdirección de Operación y Mantenimiento, también existe la corrupción, pues en lugar de rehabilitar los sistemas, se la pasa viajando con viáticos de la CAEV, sin ejercer el mínimo apoyo para un buen servicio de agua potable para la población más vulnerable y demostrando la indiferencia que tiene como directivo.

En el área jurídica ya preparan la salida del director general, simulando una entrega para ver qué deben tapar de todas sus corrupciones. Y para la salida, quieren dejar “protegidos” a sus aliados, siendo selectivos y ya iniciaron las negociaciones con las líderes de los 2 sindicatos mayoritarios, para dejar sindicalizados a varios de los jefes.  Como prueba, está la reunión que se llevó el pasado miércoles en oficinas centrales entre Enuar Alan Trujillo y Dolores Martínez, líder del SIDETAV. Seguramente, en los siguientes días citarán a Susana Teova, líder del STESSASDMEV para negociar con ella y sindicalizar a los jefes que no pueda hacerlo el otro sindicato. Hasta los sindicatos se han prestado a la corrupción para los beneficios de unos cuantos.

Y no dejamos a un lado al jefe administrativo Omar Argüelles, quien ha sido manipulado por Enuar Alan Trujillo, haciendo y deshaciendo lo que quieren con las plazas laborales y salarios, pero su último beneficio, es que su esposa se llevará la comisión dada por la empresa Nissan por la adjudicación de la nueva flota automovilística de la CAEV. Y no se queda atrás Miriam Sayago, jefa de la Oficina de Recursos Humanos, quien tiene de aviador a su marido, pero en una oficina operadora para no provocar murmuraciones.

Se otorga el diezmo a las empresas, sin embargo, con la llegada de la 4T se reparte de la siguiente manera: 10 por ciento a subdirectores, 10 por ciento al director general y 10 por ciento va a SEFIPLAN. Esto hace casi imposible para la mayoría de las empresas trabajar para la CAEV. Por eso, han utilizado sus empresas fantasmas, para tener ganancia

Muchas personas ocupan puestos que no tienen ni la experiencia, ni el perfil necesario, tal es el caso de  Miriam Sayago Marín, quien de secretaria de la Oficina de Recursos Humanos, pasó a ser Jefa de la Oficina de Recursos Humanos, una persona déspota, soberbia y grosera, la cual, puso ahí al subdirector administrativo por recomendación de la secretaria del sindicato mayoritario (SIDETAV), siendo otro claro ejemplo de conflicto de intereses, ya que parte de su chamba es amenazar a aquellos trabajadores quienes se atrevan a querer cambiar de Sindicato, pues en cuanto le llegan las renuncias del SIDETAV para adherirse a cualquier otro sindicato minoritario, ésta les llama directamente a esos trabajadores para amenazarlos con correrlos y como tiene el apoyo del subdirector administrativo y la secretaria de SIDETAV, los trabajadores tienen mucho miedo y prefieren aguantar para no perder su trabajo, que tanto les ha costado mantener.

La mayoría de los trabajadores de la CAEV saben que la secretaria del SIDETAV, la Sra. Dolores es una persona que sólo apoya a su familia y están en nómina de CAEV sus 4 hijas, dos en Tuxpan, una en Xico y otra en su sindicato, así como sus 4 yernos, nietos y demás familiares y parientes cercanos, pudiendo corroborar la información en la página oficial de Transparencia de CAEV. Las prácticas de nepotismo no se terminan. El Comité del SIDETAV aprovecha el poder que tiene para no apoyar a los trabajadores, sino a sus familiares, la mayoría de ellos tienen en nómina a sus hijos, así como a los que le recomienden los jefes, quedándose con las mejores plazas y sueldos.

Lamentablemente, esas prácticas ya tienen varios años de ejercerlas, pues se han dedicado a agremiar a varios jefes recomendados por administraciones pasadas, ejemplo de ello, un tal Ochoa, exjefe de Recursos Materiales; Lic. Rojo, exsecretario técnico; la mujer del exsubdirector administrativo, Noé Hernández, todos comisionados al sindicato, pero no están ahí, convirtiéndose en aviadores.

Los favores siguen entre el subdirector administrativo actual, poniendo a diversos jefes de las oficinas operadoras, que sean recomendados por la Sra. Dolores, ejemplo de ellos, el jefe de Peñuela, de Yanga, de Río Blanco, entre otros. ¿A cambio de qué?  pues ninguno de ellos son personas brillantes en lo que hacen y existen antecedentes de los actos de corrupción realizadas en administraciones pasadas y ahora, se dicen ser “los honestos”.

“Es tanto el desinterés del SIDETAV  y los jefes de CAEV por los trabajadores, que hemos tenido más de 50 casos de enfermos de COVID-19, tanto en las Oficinas Centrales, así como en las Oficinas Operadoras y lamentablemente seguimos trabajando de manera normal y en estos momentos, hay enfermos en diversas Oficinas Operadoras de la zona Fortín y en Xalapa, en las Oficinas de Ferrocarril Interoceánico y ni siquiera autoriza el Ing. Enuar Alan Trujillo Gómez, el pago para sanitizar, ni el rol de personal para que haya menos en las Oficinas”, nos comentan los trabajadores de CAEV.

Existen muchos aviadores en CAEV, entre ellos, el esposo de la jefa de Recursos Humanos. Hay mucha tela de dónde cortar en la Comisión del Agua del Estado de Veracruz (CAEV), sin embargo, sus trabajadores se sienten con el temor de denunciar los hechos que allí suceden, pues perderían sus trabajos, por dar a conocer los atropellos y la corrupción  imperante en la dependencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *