Contrapunto : PJEV, un cuento de nunca acabar

Contrapunto por Miguel Ángel Gómez Ruiz

Siempre habrá temas para comentar sobre el Poder Judicial del Estado de Veracruz, nunca faltan, lo curioso es que años atrás había temas de los cuales hablar, pero no eran tan polémicos o tan ridículos, pero a eso nos ha llevado la intervención de Morena desde que, por desgracia, sus militantes ingresaron a la actividad pública.

Justo antes de detallar los temas en esta columna, habría que analizar la actuación de Morena en los tres poderes: En el gobierno estatal tenemos al peor gobernador de los últimos sexenios. Cuitláhuac García desconoce la administración pública. Seguramente tiene asesores pero es como su patrón López Obrador, no los escucha y hace lo que quiere. Desconoce la ley y no sabe explicar ni el tema más sencillo. Así es, tenemos a un gobernador de segunda categoría.

En el Congreso local, tenemos a los diputados de Morena, igualmente carentes de conocimiento. No conocen la Constitución Política, ni tampoco el reglamento del Congreso y debieran estar preocupados. Han perdido 30 asuntos en dos años y meses ante la Suprema Corte de Justicia. Es cierto, no saben legislar, o legislan mal o ni siquiera tienen idea de lo que es eso.

Y en el Poder Judicial, ha habido dos presidentes mujeres que pareciera que provienen de la Era de las Cavernas, pues no tienen especialidades, fueron trabajadoras de escritorio y desconocen la ley. Así de fácil.

Bueno, ya entrando en materia les quiero comentar que nos llegó la denuncia de que Isabel Inés Romero Cruz, no sé si tras ingerir su cañita con crucetillo decidió quitar su lugar de estacionamiento a empleados que ya tienen 20 o 30 años de laborar allí en la sede judicial.

La orden es que ahora se estacionen en la calle, para que sus lugares sean ocupados por empleados fieles y leales no sólo a ella, sino a Morena. Sí, como se contrató a puros militantes de Morena, ahora éstos tienen más derechos que aquellos que han dejado su vida allí en el Poder Judicial.

Es más, si alguien quiere seguir gozando de su lugar, debe entregar su credencial de elector y firmar una carta compromiso para votar por Morena en el proceso electoral del 6 de junio. Todo esto es cierto y sólo deja constancia de que la presidente Isabel Inés Romero Cruz es nefasta y posiblemente con secuelas por su consumo de alcohol con crucetillo.

Pero hay varios temas para reflexionar, pues en la vía pública, es decir, afuera de la sede judicial ha habido muchos asaltos y los trabajadores del Poder Judicial, los que tienen una función jurisdiccional corren gran riesgo, pues mucha gente se molesta cuando pierden algún asunto. Por eso es grave que allí en el Poder Judicial las cosas vayan hacia atrás.

Suponga usted que no es una idea clara y precisa de Isabel Inés Romero Cruz, pues uno entiende que ya es adulto mayor, pero se ha dejado manipular por un delincuente como Juan Javier Gómez Cazarín que no tiene nada qué hacer allí y también por su carga-maletas, Humberto Hernández Reducindo. Vaya, hay versiones que también involucran a Carla Rodríguez, la directora de la Escuela Judicial y novia de Eric Cisneros, el Bola Ocho.

Nadie puede negar que hay muchas irregularidades allí en el Poder Judicial. Peor aún, hay 21 o 22 magistrados que desconocen la ley o bien, que no tienen nivel para ocupar el cargo en el que están, pero pues allí todo se ha vuelto un desorden. Ni siquiera hay personas que haya propuesto la presidente, sino que han sido colados y recomendados tanto del gobernador Cuitláhuac García, o el “carón” Juan Javier Gómez Cazarín o el “Bola Ocho”, Eric Cisneros.

Lo triste es que de continuar esto, el Poder Judicial se convertirá en un punto estratégico para sacar recursos, no olvidemos que cada año este poder recibe recursos cercanos a los 1 mil 400 millones de pesos y no quiero imaginar qué sucederá en algunos años, será como un barril sin fondo.

Hay otros temas que preocupan, por ejemplo, el caso de la pandemia de Covid-19. Sigue habiendo contagios y muertes. No hay acciones para mejorar la sanitización de juzgados y ciudades judiciales. No informan cuánto se está invirtiendo y sí en algún momento se cerrarán algunos juzgados o sedes. Siguen en aumento los casos, con todo y que el gobierno morenista quiere que todos regresen al trabajo o a la escuela. El riesgo continúa.

También está el tema de los magistrados a los que tienen que reponer sus cargos. El gobierno, los diputados y la magistrada Isabel Inés Romero Cruz tratan de bloquear todo eso. pero no podrán, a menos que pongan en riesgo sus cargos y nombramientos. Lo que es cierto es que deben reponer en sus cargos a los magistrados Roberto Dorantes Romero y poco después a Marco Antonio Lezama Moo. Ojalá entiendan que por más que se resistan no solo tendrán que devolverle sus puestos, sino pagarles salarios caídos desde que se les destituyó indebidamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *