Una sábana bordada con 2 apellidos podría resolver el caso del homicidio de Norberto Ronquillo

Actualmente hay tres sospechosos por el secuestro y homicidio del joven estudiante

Una de las principales evidencias con la que cuenta la Procuraduria General de Justicia de la CDMX para dar con el o los responsables del secuestro y homicidio del estudiante Norberto Ronquillo es una sábana de cuadros rojos, en la que encontraron envuelto el cuerpo del joven en un paraje de Xochimilco.

En el lienzo se halló una etiqueta blanca bordada que decía “Familia Hernández Guarneros”, quien es cercana a la víctima; de acuerdo con fuentes consultadas ya es investigada.

De acuerdo con la carpeta de investigación FAS/E/UI-2C/D/01045/06-2019, radicada en la Fiscalía para la Atención del Delito de Secuestro, el cuerpo del estudiante de la Universidad del Pedregal se localizó en dos bolsas de plástico negras, además de dos cobijas: una de color morado con lila y estampados de cuatro tulipanes, y otra de color gris con verde; todo ello, amarrado con una extensión eléctrica de color naranja.

La sábana roja fue la primera con que envolvieron al joven originario de Meoqui, Chihuahua, y por el bordado se ha convertido en uno de los indicios principales de las autoridades capitalinas en la investigación.

Según la procuraduría, son tres integrantes de los Hernández Guarnerosquienes están bajo investigación y que pudieran estar relacionados con el homicidio del chihuahuense.

De igual manera, se analizan las primeras declaraciones del primer círculo de Norberto, ya que hay situaciones que “no cuadran”, como las horas en que encontraron el vehículo del joven y el proceso para reunir 500 mil pesos que un primo de la víctima entregó en un punto acordado con los plagiarios.

Hasta el momento, el Ministerio Público no ha solicitado alguna orden de aprehensión en contra de algunos de los integrantes, pues la intención es tener sólida la indagatoria y que él o los presuntos responsables no evadan la acción de la justicia.

Con información de El Universal y Excelsior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *