Desérticas, lucen las calles de la capital de Nicaragua por paro nacional

Las calles de Managua están más vacías que en un domingo, asegura el taxista Jefferson Villalpando, quién realizó un recorrido por las principales avenidas de la capital de Nicaragua.

Así se vive el Cuarto Paro Nacional convocado por la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, integrada por los sectores académico, industrial, comercial, estudiantil, religioso y popular de la nación centroamericana.

Las paradas de autobuses, las del transporte público, bases de taxis y moto taxis y todo tipo de comercios, incluidos algunos bancos, se sumaron a la protesta anunciada el miércoles por los integrantes de la Alianza.

«Si el gobierno no nos deja salir a manifestarnos entonces vamos a manifestarnos sin salir», dijo José Adán Aguerri, dirigente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

El paro es para exigir que el gobierno de Daniel Ortega cumpla con lo pactado en la mesa de negociaciones que se abrió luego de los disturbios del año pasado que dejaron cerca de 500 muertos, según la oposición.

Lo que demanda la Alianza es la liberación total y sin condiciones de los aproximadamente 400 presos políticos, que se restablezca la libertad de expresión, de prensa de protestar pacíficamente y que se esclarezca la muerte del preso político Eddy Montes, quien murió a causa de un balazo en la cárcel La Modelo el pasado 19 de mayo.

Sitios de aglomeración tradicional en esta capital, como los alrededores del centro comercial Metrocentro lucen desolados.

La carretera a Masaya, una vía de ocho carriles normalmente atestados de vehículos, lució este jueves más sola que en un día feriado y los centros comerciales ubicados a sus costados también lucieron con las puertas cerradas, cómo la plaza «Familiar».

Hoteles del centro de la capital nicaragüense redujeron al mínimo su personal, pero mantuvieron el servicio.

En el mercado Roberto Huembes fue notoria la ausencia de clientes y los oferentes señalaron que no pueden cerrar sus comercios porque la autoridad los multaría.

Al menos cinco colegios privados así como la Universidad Centroamericana (UCA) cerraron sus puertas, no así las escuelas públicas.

Lo que es notoria es la presencia de convoyes de policías antimotines que viajan en camionetas, policías de reacción rápida que se trasladan en motocicletas y agentes de vialidad que se ubican en cada glorieta y puntos estratégicos de Managua y hace revisiones aleatorias, además de no permitir ser captados por las cámaras.

De acuerdo con medios locales, poblaciones como León, Jinotepe y Tipitapa también se unieron al paro, mientras que en Masaya y Ciudad Sandino las actividades fueron las normales.

Notimex solicitó una entrevista con alguno de los representantes del gobierno de Nicaragua, sin que hasta ahora se haya obtenido respuesta.

Fuente xeu Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *