Isabel Inés Romero Cruz rendirá su primer informe

Miguel Ángel Gómez Ruiz: Xalapa, Ver.

En medio de una crisis de credibilidad, en el Poder Judicial tendrá efecto el primer informe de labores.

No será Sofía Martínez Huerta la que lo presente, sino su sucesora, Isabel Inés Romero Cruz, la afortunada que fue electa por un pleno conformado por nueve magistrados hace apenas unos días.

Es cierto, no hay casi nada que informar pues desde que asumió el cargo Sofía Martínez únicamente hubo malos manejos, nula impartición de la justicia, nepotismo, negligencia y lo que es peor, incapacidad para implementar la justicia a distancia. Más otras cosas que ya se han mencionado hasta el cansancio.

Llenó las oficinas de personal a modo. Familiares y amigos. Pero su poder vino a menos cuando se les sublevó tanto al gobernador Cuitláhuac García y al diputado Juan Javier Gómez Cazarín.

Peor aún, se negó a sesionar con sus compañeros del Consejo de la Judicatura y estos se le fueron encima, principalmente Humberto Hernández Reducindo, un exempleado de medio pelo en el Congreso local y que siempre actuó bajo las órdenes de Juan Javier Gómez Cazarín.

Siempre fue evidente que los diputados locales quisieron apoderarse del Poder Judicial, no en balde colocaron a 19 magistrados en el último año, muchos de ellos sin merecimientos, incluidas las dos presidentes, Sofía Martínez Huerta e Isabel Inés Romero Cruz.

La primera, fue parte de un juzgado en Coatepec por muchos años. Se capacitó al amparo del entonces magistrado Dionisio Gutiérrez. En el caso de Isabel Inés Romero, esta formó parte del Poder Judicial hace muchos años y posteriormente fue enviada como juez a un juzgado lejano, pues estuvo a punto de ir a la cárcel tras haber ocultado un amparo ganado por un reo.

Teresita Santés, magistrada en ese entonces, denunció esa arbitrariedad ante el presidente del Poder Judicial, don Julio Patiño y éste cedió a las súplicas de Isabel Inés Romero Cruz. En lugar de enviarla a la cárcel, la colocó como jueza para acallar las cosas.

Ahora, bajo la influencia de Morena, partido al que pertenece y tras haber acompañado a Andrés Manuel López Obrador en sus campañas, fue premiada con la presidencia del Poder Judicial. Es decir, en Morena no se premia la capacidad, sino la lealtad.

Este jueves, será interesante saber qué se puede decir sobre un Poder Judicial que fue invadido y violentado por un partido político, desde el 2 de diciembre de 2019, el Poder judicial dejó de ser un órgano independiente. Ahora funciona, sí se puede decir así, a capricho del partido gobernante.

Algo es seguro, más que resolver conflictos del personal de intendencia y de firmar convenios con el sindicato oficialista, la magistrada debe trabajar a la par y mostrar algo de respeto hacia sus compañeros magistrados. No sólo con los que impuso Morena, sino con todos, mayormente con los que llevan años allí dentro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *