Pese a austeridad, gasto del sector público va en aumento: Bank of America

El banco afirmó que las medidas del gobierno no han sido suficientes para compensar el aumento de los gastos en Pemex y otros proyectos; prevé que la deuda suba a 60 por ciento del PIB

Bank of America aseguró que a pesar de las medidas de austeridad impuestas por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el gasto público en México continua en aumento con un resultado de 4.6 por ciento en términos reales, por encima del 0.7 por ciento que tenía previsto la Secretaría de Hacienda para 2020, sumando la caída en los ingresos a consecuencia de la baja actividad por el coronavirus.

En un análisis, el banco de inversión dijo que pese a la falta de estímulos fiscales para amortiguar el impacto económico por la pandemia de coronavirus y que se han producido recortes en los salarios y otros gastos operativos, dichas medidas no han sido suficientes para compensar el aumento de los gastos en Pemex y otros proyectos prioritarios de infraestructura como el Tren Maya y la refinería de Dos Bocas, así como los programas sociales de la actual administración.

Agregó que junto con una caída en los ingresos, prevé que la política fiscal actual impulse el saldo primario a una contracción de 3.6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) desde 1.1 por ciento de hace un año y la deuda a 60 por ciento del PIB desde 45 por ciento en 2019.

“Creemos que el deterioro fiscal junto con una recuperación económica muy débil podría llevar a las agencias de calificación a rebajar a México a Alto Rendimiento en 2021…el gobierno enfrenta la compensación desfavorable de recortar gastos significativamente para evitar el aumento de la deuda, que dañaría el crecimiento y, por lo tanto, la dinámica de la deuda, o seguiría gastando pero aumentando la deuda en el camino”.

¿Qué puede hacer México?

Bank of America señaló que para amortizar las caídas, el gobierno podría implementar una reforma que aumente los ingresos; sin embargo, la pandemia es un shock negativo importante por lo que dicha reforma será una tarea compleja ante la debilidad económica.

“Estimamos las necesidades de México de aproximadamente el 3 por ciento del PIB en ingresos fiscales adicionales por año para volver a los excedentes primarios superiores al 1 por ciento de PIB y estabilizar la deuda”.

Finalmente, el gobierno podría tratar de redirigir el gasto lejos de los proyectos de baja productividad y hacia artículos que ayudan a individuos y empresas a hacer frente al impacto de la pandemia y aumentar en genera gasto en alrededor del 2 por ciento del PIB para dicho fin.

Fuente: Milenio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *